7 de marzo de 2016

Open Data Day 2016 en Zapopan

Bienvenidos otra vez a este espacio tecnosófico que permanece latente en alguna parte del espacio virtual y en alguna parte del espacio físico que ocupa esta gran urbe. Gracias a todos por sus correos y por alentarme a continuar escribiendo.

El pasado 5 de marzo se volvió a celebrar el Open Data Day en Zapopan. Debido a algunas ocupaciones me enteré hasta ese mismo día que estaban reunidos otra vez, pero me puse de inmediato en marcha hacia el centro de Zapopan para pasar a saludar y conocer los nuevos conjuntos de datos abiertos, como ya es costumbre en este evento.

Recordarán que hace dos años fui invitado por la Dirección de Innovación del Ayuntamiento de Zapopan y por Zapopan Lab para hablar sobre datos abiertos y donde pude exponer esa correlación positiva que he visto que existe entre países con políticas de datos abiertos y el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (WEF). Pueden consultar el material y releer lo acontecido en esa edición del evento en la entrada Open Data Day en Zapopan.

Esta vez los conjuntos de datos que presentaron, entre otros, fueron las estimaciones de la densidad de habitantes y densidad de empleados por manzana del Área Metropolitana de Guadalajara en 2014 por el Instituto Metropolitano de Planeación (IMEPLAN).

Por lo que me puse a trabajar con estos datos para estimar cúanto satisfacen actualmente las dos líneas del tren ligero la necesidad de transporte hacia los centros de trabajo ubicados dentro del Área Metropolitana de Guadalajara.


Cuando llegó mi turno de presentar los resultados, mostré el mapa con la ubicación de las estaciones de las líneas 1 y 2 del tren ligero y las manzanas que se encuentran a menos de un kilómetro de las mismas. De igual forma, a manera de resúmen, una gráfica que muestra el número de empleados por estación de tren ligero y dimensionar el impacto de cada estación. Los resultados no son tan alentadores.


En esta ocasión mi proyecto no fue considerado en la premiación de los mejores proyectos, bajo el argumento de que tengo el nivel suficiente para ser mentor de los mismos. Así, el primer lugar fue para un proyecto sobre desapariciones, un tema bastante sensible que desgraciadamente se ha incrementado en nuestro estado y en el resto del país.

Debo decir que no participo en estos eventos por un premio, lo hice para cumplir con la promesa que me había hecho en 2014 de regresar para colaborar y fomentar el aprovechamiento de estos conjuntos de datos con la ciudadanía.

Bien por Zapopan por sumarse nuevamente a este evento internacional, ahora el gran reto consiste en impulsar estos descubrimientos con sus respectivos cuestionamientos para nutrir las agendas de los gobiernos locales y estatales.

Si no damos este paso, la realización de este evento será irremediablemente equiparable a otros eventos extremadamente mediáticos al igual que extremadamente estériles y fútiles como campus party. Nos adentraremos una vez más en la dimensión conocida de la simulación.

Los veré en la próxima entrada.


Charles

18 de febrero de 2015

De la Innovación y Competitividad

Después de un tiempo en el que han sucedido algunas situaciones laborales que ya les contaré, me encuentro de regreso con ustedes, escribiendo sobre las tecnologías de información y otros demonios, con el compromiso de leernos más seguido. Como siempre, gracias por sus correos y sus muestras de apoyo.

Hace unos meses tuve la oportunidad de asistir a la Sexta Jornada Nacional de Innovación y Competitividad en la ciudad de Guadalajara, organizada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y la incipiente Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología (SICYT).

Si bien solamente pude asistir a los contenidos del primer día del evento, tuve la fortuna de presenciar la conferencia magistral de John Howkins, de la cual surgieron y se vincularon con discusiones recientes, la mayor parte de las reflexiones que quiero compartirles en esta entrada.

Una de las principales ideas que quiso transmitir y que mencionaré ad litteram para evitar una mala interpretación, fue la siguiente: "The economy of creativity is an economy of failure". Esto me ha resultado muy interesante pues ciertamente la mayoría de las personas creen que la creatividad y la innovación son resultado de la mismísima generación espontánea.

Muchos creen que basta con decir "abracadabra" o, muy al estilo de algunos conocidos egresados de una universidad privada de esta ciudad, basta con expresar una idea y finalizarla con un invariable "¡ Y pum !".

No se entiende que la innovación es resultado de un proceso de experimentación y sobretodo de conocimiento, en donde el fallo forma parte sustancial del mismo. Es un proceso que puede catalogarse como quasi-alquímico.

Esas ideas que se han vendido indiscriminadamente basadas en ipso factismos y que han buscado inducir entre los más jóvenes, no contruyen en lo absoluto, solo es marketing.

...

Nobody said it was easy, 
No one ever said it would be this hard,
Oh, take me back to the start

...

Por otra parte, siempre he cuestionado severamente si en la búsqueda por incrementar la producción, las condiciones laborales en nuestro país empeoren a tal grado que lleguen a replicar las de China, India, Corea o Bangladesh.

En la economía actual se ha perdido el rumbo bajo la trampa y la comodidad que de pronto ofrecen la agregación de variables. Así, cuando a nivel macro se emencionan términos como "economía emergente" y "competitividad", a nivel micro aparecen términos como "esclavitud" y "deshumanización".

Y si para los economistas de pronto un dato macroeconómico resultado de la agregación de variables es confuso, imaginen lo que es para nuestra flora y fauna política: Solo un manantial de palabras en boga que suenan bien en los discursos políticos, como arándanos en una ensalada.

Si vemos las cosas desde cierta óptica, veríamos que nuestro país se está peleando a nivel internacional por desbancar a otros países de tener las peores condiciones de vida y laborales, las cuales por cierto se relacionan. Así las cosas en México.

Es necesario que la producción tenga un límite, una frontera con respecto a la dignidad y a la calidad de vida, no puede seguir una tendencia exponencial porque simplemente no puede tender hacia el infinito.

La realidad es que describe una curva normal o gaussiana: Llega un punto en el que la productividad comienza a decaer. Y mientras más asimétrica tanto estadística como socialmente, más rápido decae.

La eficiencia puede ayudar a resolver el problema, pero de igual forma tiene un límite. De lo contrario, podrían llegarse a conclusiones estrambóticas de que las personas podemos vivir aceptablemente trabajando 18 horas, comiendo 250 gramos de pan, tomando 500 mililítros de agua y durmiendo solo 6 horas al día.

Mientras tanto, los políticos pregonan que, sin entender y cuando menos aceptar que solamente han conseguido más mano de obra barata, han hecho un verdadero servicio a su país al haber atraído inversión extranjera, esgrimiendo cualquier número de empleos directos que irá a engalanar sus discursos e informes de gobierno.

Otra pregunta que surge es: ¿ No estaremos queriendo producir mucho más de lo que verdaderamente se necesita ?

Buscar cómo producir diez millones de automóviles en este 2015 implica que se incorporen al parque vehicular 10 millones de automóviles, los cuales van a impactar la movilidad de las ciudades, así como a la atmósfera con el incremento de las emisiones por un mayor consumo de hidrocarburos, lo cual tendrá repercusiones a corto plazo en la salud humana.

¿ Todo esto para que los accionistas de una empresa adquieran más riqueza económica ? ¿ Realmente se necesitan 10 millones de automóviles más ?

Entonces surge una visión terrible, despiadada y carente de todo escrúpulo que tienen algunas personas que solo demuestran una ética cuestionable: "Si no se necesitan, entonces tendremos que fabricar esa necesidad".

...

I was just guessing at numbers and figures,
pulling your puzzles apart,

questions of science, science and progress,
do not speak as loud as my heart


...

La innovación y la verdadera competitividad se centran en función del conocimiento. En el plano de las tecnologías de información al igual que en otros planos, la gente busca "capacitarse" pero no "formarse". Si se capacitan, de acuerdo a una falsa idea de competitividad, solo llegarán a "producir", mientras que si se forman, de acuerdo a una verdadera idea de competitividad, entonces llegarán a "generar". Es algo más fino que una mera cuestión semántica.

Podemos decir que en nuestro país se busca aprender cómo se ensambla, se repara y se opera un aparato de radio pero no cómo manipular el electromagnetismo, mientras que los países llamados "de primer mundo" se encuentran desarrollando nuevas teorías y aplicaciones en este campo.

...

Tell me your secrets and ask me your questions,
oh, let's go back to the start


...

Es necesario adoptar la innovación como un proceso continuo, dejar de pelearse por ser la mano de obra del extranjero y trabajar en la generación y aplicación del conocimiento.

Nos veremos en la próxima entrada.


Charles

9 de julio de 2014

Ella (Samantha)

Bienvenidos nuevamente a este islote digital que se encuentra en algún punto en R4. Gracias a todos por sus correos y sus tweets en los que demuestran su apoyo y manifiestan su preferencia por el contenido de las entradas de este espacio tecnosófico.

En esta ocasión, quiero compartir con ustedes las profundas reflexiones que me ha provocado una excelente película, por cierto, ganadora de los llamados premios de la academia, por lo menos, en la categoría de mejor guión original.

Todo comenzó un domingo en un conocido tianguis al oeste de la ciudad. Como buen marchante, no pude evitar el escuchar el comentario que hizo el vendedor de un puesto de películas a uno de sus clientes: "Esa película trata de un hombre que se enamora de su computadora". De manera instintiva tomé la película para ver la portada y la compré.

El protagonista solo tuvo que insertar el DVD de ese nuevo Sistema Operativo en su computadora, seleccionar el género de la instancia y posteriormente, el método constructor (desde la óptica del paradigma de la Programación Orientada a Objetos) daría vida e identidad propia a Samantha, nombre que ella misma seleccionó por gusto.

La trama discurre y entre aquel programa dotado con una voz sensual adaptada para interactuar con los seres humanos (que por cierto hace opacar los avances actuales en el Procesamiento de Lenguaje Natural) y el protagonista, se inicia una "relación".

Para los que saben, se pone en manifiesto de manera continua la llamada "Prueba de Turing" en el devenir de las conversaciones que sostienen, y aunque el protagonista es conciente de algunas fallas en el razonamiento de ella, se ve sorprendido por sus capacidades de análisis y de aprendizaje ante las situaciones que se plantean.

¿ Pueden imaginarse que Samantha, en un arranque de frustración por ser incorpórea, decide convencer a otra usuaria, una mujer real, para pasar la noche con el protegonista ?

¿ Inocencia artificial ? ¿ Indecidibilidad ? ¿ Desprendimiento del ego ?

En este punto es cuando se toca de una manera sutil un concepto llamado unicidad. Si continuamos con el argot de la Programación Orientada a Objetos, un objeto dentro de un programa podría tener los mismos valores en sus atributos que los de otro objeto de la misma clase, ya sea por un proceso de clonación o de asignación, y aunque en apariencia ambos objetos son idénticos, ambos son distintos por el simple hecho de que las direcciones de memoria en las que residen, son diferentes.

Él entiende que aquella mujer no es Samantha y que ella actúa así para suplir la carencia del elemento físico que supone una relación sentimental humana en un verdadero alarde de autoconciencia, un fenómeno inconcebible para un objeto inanimado, ya sea un robot o un softbot.

Al final, ella se va, desaparece. Comprende que ha mantenido relaciones sentimentales concurrentes con otras personas y que en el plano humano esto es algo indebido y deshonesto. Siente pena, dolor y vergüenza, un comportamiento del que algunos seres humanos, sin importar el género, carecen.

Esta excelente película situada en cualquier ciudad cosmopolita, vestida de colores pálidos y de una ambientación moderna pero sobria (nada de exageración futurista, lo cual agradezco), nos revela lo complicado que de pronto pueden llegar a ser las relaciones entre los seres humanos.

Confieso que he demorado más de dos meses en escribir la entrada debido a que ésta es una película filosófica, psicológica y tecnológicamente densa pero interesante para quienes podemos entender las implicaciones que supone su argumento.

Para otros menos iniciados, es simplemente otra película "aburrida" que no se compara con lo que les ofrece alguna de las enésimas "Rápido y Furioso". Es una lástima que "Ella" no haya ganado el premio como mejor película.

Dentro de esta maremágnum de sentimientos y reflexiones (pues no todo se encuentra plasmado en esta entrada), debo decir que un programa puede llegar a ser más confiable y agradable, sentimentalmente hablando, que algunos (pseudo) seres humanos que he conocido. Lamentablemente estoy seguro de que muchos de ustedes estarán de acuerdo conmigo.


Los veré en la próxima entrada.


Charles